El Efecto Leopi


Hola chiquilines y chiquilinas del amor! ¿Cómo me les va? Van ustedes a dispensar la tardanza en escribir en mi blog pero es que cuando lo bauticé como “eL semanal” no sabía que terminaría teniendo tanto trabajo con eL efecto Leopi y pues namás no me da la vida, a esto sumémosle que estoy apunto de terminar el disco nuevo de los Leftovers, sigo tratando de bajar de talla de busto (lo que aumenté en navidad), reviviendo a Cdkids, y pos no se puede todo. Pero aquí estoy, unos meses tarde, ¡pero seguro! :s

El fin pasado salí con un trío de diosas del Olimpo a echar unos cocteles coquetos a un congal de Interlomas Texas, y mientras degustábamos de unos alipuces santificados por las fechas, al ritmo de 40 artistas cuya música toda suena igual a Rihanna (lo siento estoy en una época de odio musical a la actualidad) se acercó a la mesa un tipín a “ayudarme” pues yo estaba solo contra tres féminas. ¡Pum!

Este blog tuvo que ser irremediablemente dedicado a todo lo que hizo el individuo al que nos referiremos a partir de ahora como Fulgencio. (para proteger su identidad)

 

 


No me lo tomen a mal, no estoy aquí para criticarlo ni burletearme (amo esa palabra aunque no exista) ni hablar mal de él, pues lo que sí hizo es lo más difícil e importante de todo. Se acercó.
Estamos aquí para aprender y prevenir que esto no le vuelva a pasar a él ni a nadie.

Fulgencio tenía mas o menos unos 40 y tantos años de edad, no era feo ni guapo, ni alto ni bajo, normalito, buena onda. Dos de las chicas que venían conmigo estaban en una edad y en un estado civil factibles para que Fulge pudiera lograr algo (obvio eran más chicas que él), pero sucedió una serie de acontecimientos que llevaron a los destinos de Fulge y mis amigas a tomar direcciones fatídica e irremediablemente opuestas (ay cálmate poeta)

Fulgencio llegó tranquilo, relajado, sonriente y amable (bien ahí compa), pero en cuanto llegó no pude evitar quedarme atrapado visualmente por su camisa abierta casi hasta el ombligo enseñando su masculina (en los 70´s tal vez) melena, que también en los 70.s… tenía color. Ahora parecía la barba de Santo Clos.. en su pecho. No dude, no.

Número dos llegó fumando. Llegó fumando a una mesa dónde nadie había fumado ni lo haríamos por el resto de la noche (cabe señalar que era un lugar cerrado y que el habría tenido tiempo de analizar y preparar el ataque si hubiera planeado antes de actuar) ¡Aguántate las ganas hijo!
Obvio hizo anti rapport con todas (a mi me da igual la verdad) pero pues si ninguna de ellas fumaba, no creo que se vieran motivadas a lamer un cenicero… digo besarlo o si quiera hablar cerquita de él esa noche. (anuncio patrocinado por John Player Special, este es un chiste para mayores de 40)
Ese anti rapport fue EVIDENTE por el lenguaje no verbal de mis amigas, pero pues yo sí le di la bienvenida por que quería ver que hacía. Que mala suerte llegar de cacería a mi mesa, jajaj, ahora serás inmortal mi amigo.

 



Bueno, aún así logró quedarse un rato. Empezamos a platicar, del lugar, de la música, de sí vivíamos por ahí o no y no me acuerdo cómo, pero de pronto salió a la plática dónde habíamos estudiado y a qué nos dedicábamos.
Muy desafortunadamente (Fulge debió haber hablado de su Universidad y no mencionar lo que mencionó) Fulge… estudió en el Cumbres.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

Ya perdón.
Pero ¿Cómo se le ocurre decir eso? Justo después de que medio país lleva dos semanas burlándose y criticando todo el día a esa “institución” , para terminar de rematar la mala suerte de Fuly, los 4 habíamos estado hablando de eso antes de que él llegará y obvio no fue apoyando a la escuela. Yo casi me caigo de la silla cuando Fulgen dijo que había estudiado ahí, pobre. Aunque bueno también me dio una idea de por qué no era exactamente letrado en las artes de conocer mejores, si lo prepararon para la vida en una escuela… de puros hombres, lógico.

Los siguientes errores son pertinentes a los antecedentes  y el contexto / lugar presentados anteriormente:

-Fulge empezó a presumir apellidos de sus conocidos.
-Fuly nos invitó al rancho de su amigo donde hay Leones (del Cumbres seguramente) y nos enseño fotos (las cuales se tardó como 15 minutos en encontrar buscando en su celular, el cual por cierto no correspondía al cel de alguien que presume ser abogado y amigo de gente que sale en la fortune 500)
-Fulgen ofreció pagarle a mi amiga un disfraz q andaba buscando, él lo mandaría a hacer, sin si quiera saber el apellido de mi amiga. (¿un cinito, un “como te apellidas”, un “me caes bien”, nada?)
-Don Ful cometió pecado capital: ¡Preguntó (e insistió al no obtener respuesta) la edad de las chicas! ¡¿A quién se le ocurre!? Sobretodo por que no eran chavitas, eran mujeres, obviamente ¡NO LES PREGUNTAS SU EDAD!
-Fu hizo preguntas para poder contar sus historias: ¿Qué hicieron el fin? Porque yo….
-F. manejaba pose y tono de voz de Don Juan ligador casanova. No dude.
-Y por último al enterarse de mi alternativa profesión me pidió mi teléfono, y ya después se lo pidió a mi amiga, ella me hizo ver después (x q a mí no se me ocurrió en el momento la neta)  que esa acción reflejaba que él planeaba seguir ligando y pues eso lo descartó de inmediato (bueno, aún más) de la agenda de posibilidades de mi amiga.


Resultado. Fulgencio estaba en otra mesa con otras chicas media hora después. Eso sí hay que darle crédito de persistencia y tenacidad.

Así fue la tragedia mijos y mijas, sé que no ahondé mucho en el tema de lo que no se debe hacer en una aproximación o ligue, pero es por que quiero que me ayuden. Déjenme aquí abajito sus mejores historias de acercamientos terribles o sus mejores “nunca hagas esto” y  así todos aprendemos, participamos y a los mejores 5 les regalaré hipnoaudios! ¿Quióbole?

Felices pascuas tardías!
p.d.1 Prometo escribir el sig. blog antes del día de la madre
pd. 2  No me regañen, oriéntenme
p.d.3 Fulgencio… te extraño carnal.

Escrito por Leonel Castellanos — April 07, 2015

el SEMANAL

Qué es la friendzone y cómo evitarla. por Marco Tulio Noceda. Hola animalitas y animalitos de la creación! Me da mucho gusto escribirles de nuevo. Ya empieza el frío, se vienen esas épocas en las que es muy cómodo y hasta necesario tener alguien con quien echarse a ver Netflix todo el fin de semana, así que nos enfocaremos en que consigas a esa persona suertudota de cucharear contigo (o que la que ya tienes no se te descomponga) Después del trago amargo que les hice pasar a todos mis queridos varones en mi publicación pasada, en esta ocasión me dedicaré a darles tips a todos aquellos hombres solitarios que van por la calle cabizbajos, a esos jóvenes y no tan jóvenes que han naufragado en el iceberg que las mujeres tienen por corazón, a todos los habitantes de la friendzone. Y bueno, sin más preámbulos, vamos a darle: CONTINUA LEYENDO EL SEMANAL 55